La emisión del sonido en el saxofón

Podemos definir a la emisión del sonido como el mecanismo mediante el cual ponemos en funcionamiento el sonido del saxofón. La emisión forma parte del estudio de la articulación en el saxofón aunque también lo podemos incluir en los ejercicios de trabajo de sonido.

Podemos realizar emisiones de sonido de muy diversas formas: simple, como si pronunciásemos una vocal, más o menos duras o suaves, filadas, sin lengua, apoyadas, secas, esforzando, etc. y además otros tipos menos convencionales que han llamado la atención de los compositores a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Muy interesante es estudiar, sobre todo en los primeros años, la emisión soplada y la emisión cero. En la primera no interviene la lengua. En la segunda la columna de aire está formada pero la lengua no permite el paso de aire al instrumento hasta que la retiramos.

Como vemos la lengua es un elemento importante a la hora de emitir, pero también hay que considerar los labios, la cavidad oral o los músculos faciales.

Para el trabajo de la cavidad oral nos ayudará mucho el trabajo de la técnica vocal que realizan los cantantes, sobre todo el trabajo de las vocales.

En cuanto a los músculos faciales, éstos son comparables a los radios de una rueda, su presión debe estar igualada hacia el centro. Se deben colocar como si silbásemos o pronunciásemos la vocal “u”. Las mejillas deben mantenerse en posición normal, sin hincharse.

El ataque es uno de los motivos de que existan diferencias expresivas entre las  diversas interpretaciones de una obra. Su dominio y control resulta indispensable y justifica la necesidad de realizar ejercicios técnicos específicos.

Hay numerosas formas de comenzar un sonido: de forma simple y precisa, como si pronunciásemos una vocal, más o menos duramente, suavizado, filado, sin lengua, aspirado, apoyado, seco, esforzando, etc.

El saxofón, se presta fácilmente a estos diferentes ataques, ampliando además la gama con otros menos convencionales que han llamado la atención de los compositores a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Dentro de los ataques convencionales encontramos el ataque normal, ligado, picado, picado-ligado, staccato, subrayado, subrayado-ligado, acento, esforzando, esforzando-picado, esforzando-ligado, sonidos filados, etc.

Dentro de los no convencionales podemos destacar el ataque de los sonidos trompa (sin boquilla), los sonidos eólicos, el ataque de llaves, el slap, etc.

Para la práctica de las distintas emisiones, podemos prestar atención en los ataques de nuestro repertorio que estemos estudiando, o de forma más continuada, trabajarlo al estudiar nuestra técnica base.