Utilizar el afinador

Aprender a afinar el saxofón es un proceso largo que lleva años comprender y ejecutar. Debemos diferenciar el afinar el instrumento con tocar afinado, ya que esto último es mucho más complicado.

Nuestro cerebro, continuamente está analizando y comparando el sonido que emitimos con el otro que escuchamos, y educando nuestro oído, podremos saber si estamos afinados o no, y si estamos más agudos o más graves del sonido que queremos emitir.

El trabajo de afinación de un instrumento es mucho más necesario y evidente cuando tocamos acompañados, y los ejercicios de afinación con el saxofón deben ir encaminados a su trabajo en grupo.

Con estudio constante y exhaustivo, aprenderemos a mejorar nuestro oído relativo, si no disponemos (como Mozart), de oído absoluto. La mayor parte del trabajo lo dedicaremos a identificar intervalos, notas, los batimentos, etc.

Cómo utilizar el afinador

El estudio con el afinador debe ser complementario al trabajo de comparación de intervalos e identificación de la desafinación (batimentos).

Utilizando el afinador, conoceremos cómo funciona nuestro instrumento y cómo se comporta, en condiciones normales, con respecto a la afinación.

El afinador se comporta como un chivato, el cual va a transmitir como está de desafinada o afinada cada nota que emitamos.

Pero para ello, debemos estudiar con él en distintas condiciones como: temperatura y humedad exterior (a más temperatura, más sube la afinación del saxofón), altura de las notas, dinámicas, presión de la columna de aire, materiales con los que tocamos o la embocadura.

Es muy importante, cómo utilicemos el afinador al afinar. Te voy a dar unas pautas para que todo este trabajo se positivo:

  • Realiza un buen calentamiento, ya que la temperatura del instrumento influye en la afinación (sube) al igual que la presión que ejerces con la embocadura.
  • Céntrate en obtener un buen sonido e igualadado en los registros.
  • Cuando emitas la nota a afinar, hazla de manera tenida con los ojos cerrados y luego observa cómo está su afinación. A partir de ahí, corrige y escucha cómo suena.
  • Incluye el trabajo con el afinador de manera rutinaria en tus ejercicios técnicos.
  • Pon el afinador delante al estudiar las obras, y observa cómo afinas al hacer alguna nota más larga.
  • Para afinar el saxofón de manera general, metiendo (bajo) o sacando (alto) la boquilla del tudel, hazlo en un matiz mf y con las notas Fa# grave y medio en los saxos en Mib o las notas Si y Do en el registro medio y agudo en los saxos en Sib.

En cuanto a qué afinador utilizar, yo utilizo unos afinadores de la marca Korg y también aplicaciones para el móvil que dan muy buen resultado.


Apúntate a la Newsletter ¡No te pierdas nada!