Intervalos simples y compuestos

Una de las maneras que podemos clasificar los intervalos, según su distancia, es en simples y compuestos y esto es independiente de si es melódico o armónico.

  • Un intervalo simple es aquel que no sobrepasa la octava de diferencia: segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava.
  • Un intervalo compuesto es aquel que sobrepasa la octava de diferencia: novena, décima, undécima, etc.

Para su clasificación siguen las mismas reglas que explicamos en el artículo sobre intervalos. Los intervalos compuestos, para su clasificación según sus tonos y semitonos, es necesario convertirlos en simples. Esto se hace cambiando de octava alguna de sus notas. Por ejemplo, en el intervalo compuesto anterior, se trata de una duodécima justa (viene de un intervalo simple de 5ª Justa).


La inversión de los intervalos

Para invertir un intervalo simple, hay cambiar la posición de los sonidos que lo componen, de forma que el sonido grave pase a ser el agudo y el agudo pase a ser el grave. Si sumamos el número del calificativo del intervalo más el del intervalo invertido siempre suman el número 9.

Esto lleva a que si tenemos un intervalo de 4º al invertirlo saldrá uno de 5º (4º+5º = 9) o uno de 7º al invertirlo uno de 2º (7º + 2º = 9).

Lo mismo sucede con el calificativo según sus tonos y semitonos. Si es menor pasará a ser Mayor, o el Aumentado pasará a ser Disminuido, o el Justo se queda Justo, y así sucesivamente.

Aumentado                      Disminuido

Mayor                               Menor

Justo                                 Justo

*Por ejemplo si tenemos una 6º menor al invertirla obtendremos una 3º Mayor (3º + 6º = 9º y menor = mayor). Si tenemos una 5º Justa al invertirla obtendremos una 4º Justa.*

Para invertir un intervalo compuesto primero debemos convertirlo en intervalo simple tantas octavas como sea necesario. Después, ese intervalo simple lo invertimos, para posteriormente ampliarlo tantas octavas como hayamos reducido en el primer paso.

También podéis escuchar el episodio número 3,  el episodio número 5 y el episodio número 9 del podcast donde hablo de este asunto.

Deja un comentario