La lectura a primera vista

¿Qué es la lectura a primera vista?

La lectura a primera vista es una capacidad que debemos desarrollar al igual que la expresión, la técnica, etc. y que a menudo dejamos un pelín descuidada. El desarrollo de la lectura a primera vista requiere de constancia y ante todo de práctica, posiblemente una práctica diaria que nos puede llevar no más de unos minutos.

Es muy común encontrase en pruebas de acceso, exámenes o en el mundo profesional obras que tengamos que interpretar a primera vista, de ahí la necesidad de practicar esta capacidad.

¿Cómo podemos practicar la lectura?

Primero debemos saber qué es lo que se busca con los ejercicios a primera vista. En su mayoría, no es tanto dar las notas correctas, si no ser capaces de realizarlos rítmicamente y hacer la pieza con un sonido correcto. Empezar y terminar la obra es el objetivo principal.

Para saber cómo practicarla, vamos a partir por percibir un mínimo de tres elementos mostrados en la música escrita:  notas, ritmo y digitación. Nuestro objetivo ahora es, al menos, ser capaces de comprender de un vistazo toda la información proporcionada sobre estos elementos.

Hay ejercicios básicos para facilitar la ejecución de una pieza. Podemos aplicar antes de intentar tocarla, un proceso de verbalización.

Trabajaremos pues, por un lado el ritmo, y por otro las notas y la digitación:

  • Ritmoobservamos la información rítmica de la pieza, colocaremos las manos sobre el instrumento, verbalizaremos los tiempos a lo largo de la pieza mientras se toca solo la información técnica indicada e iniciaremos en un tiempo cómodo, incrementando la velocidad  progresivamente.
  • Notas y digitación: observaremos solamente las notas y la información de la digitación de la pieza, verbalizaremos las notas y las tocaremos una a una según la digitación correspondiente y no tocaremos a tempo en este momento, si no más lentamente.

Esto lo podemos resumir en el siguiente esquema:

  • Leer el título de la pieza.
  • Mirar el tempo.
  • Echar un vistazo al compás de la pieza.
  • Echar un vistazo a la clave.
  • Buscar los posibles cambios.
  • Revisar las dinámicas.
  • Revisar el principio.
  • Expresión en los fragmentos más simples.
  • Leer la última línea.
  • Leer el principio otra vez.
  • El inicio.
  • Si nos equivocamos, ante todo debemos seguir.

Estas prácticas las debemos realizar en un alto estado de concentración mental para poder sacarle el máximo rendimiento al ejercicio, e insisto, no debemos preocuparnos por cometer algunos errores. Se necesita no sólo abrir y los ojos sino también liberar la mente. Los nervios causan la mayoría de los problemas en la lectura a primera vista. Es necesario relajarse, respirar profundo, tener confianza y revisar la partitura antes de tocarla.

Deja un comentario